El Panda Raid  es un rally de larga distancia y resistencia que se desarrolla en Marruecos y está compuesto por 7 etapas que ponen a prueba la capacidad  física y psíquica de los concursantes. Una aventura única donde el tiempo ni la velocidad es lo más importante, si no el valor de superarse a uno mismo y hacer el mayor de los esfuerzos por llegar a la meta. El único requisito, un coche modelo Panda o Marbella, que no sean superiores al año 2003 en su fecha de fabricación.

El pasado mes de Marzo uno de nuestros amigos decidió inscribirse con unos amigos en dicha prueba de superación. Era la primera vez que participaban en este Raid, aunque tienen experiencia en rallys de otro tipo como el de Camboya, Filipinas,…, pero nos cuenta que no fue nada comparado con esto.

Cuando se inscribieron no sabían muy bien a lo que iban, por muchos vídeos, blogs, etc. que vieran, no te das cuenta de la dureza de las pruebas hasta que no estás allí. Las etapas de 300km de media diaria fuera de pista, bancos de arena, dunas, lagunas secas y ríos donde en cualquier momento puedes reventar el coche, no ayuda a que esto sea un “paseíto” por Marruecos. La alta exigencia técnica de algunos tramos, la arena y los constantes problemas mecánicos llenan de incertidumbre cada etapa, donde no sabes si el km que estás haciendo será el último antes de que el motor diga “basta”.

En cuanto a la clasificación, realmente  hasta la penúltima etapa estaban haciendo un papel bastante por encima de sus expectativas para ser la primera vez y teniendo en cuenta que en esta edición participaban cerca de 340 coches. La clave estuvo en que en los tramos cronometrados y puntuables la mecánico les respetó y supieron desenvolverse bastante bien. Lo malo fue ya, como nos cuenta anteriormente, en la penúltima etapa, en la que eran conscientes de los problemas mecánicos que arrastraban decidieron seguir a delante y claro, el motor pasó a mejor vida. Sin motor tuvieron que ser remolcados hasta un pueblo cercano, donde les certificaron que todo había acabado, estaban sin motor. Así que dos días después y sin poder salir de allí intentando hacer alguna chapuza (comprar, desmontar y poner un segundo motor) que les permitiera seguir adelante, pusieron rumbo a Marrakech punto final del Raid. Y claro, estar dos días arreglando el coche supone no sellar los check points obligatorios y por tanto correr la última etapa fuera ya de la clasificación.

 Llegar  a Marrakech  no supuso el fin de los problemas, ya en el camino de vuelta a España, pensando que todo había pasado, la última sorpresita les esperaba, segundo motor KO. Pero bueno eso ya es otra historia.

 De los participantes, Jose nos cuenta en detalle cómo vivió él el Panda Raid.

 1. ¿Qué tal la experiencia?

 Como experiencia, ha sido única, realmente de las que enganchan. Jamás me imaginé que un coche tan antiguo fuera capaz de darte tantas emociones.

 2. ¿Qué ha sido lo mejor y lo peor de Panda Raid?

 Lo mejor sin duda ha sido la capacidad de superación, la idea de tirar la toalla se nos pasaba diez veces al día, pero aun así decidíamos dar el siguiente paso para terminar. Lo que ayer era un problema se convertía al día siguiente en algo normal. Y por supuesto, no podemos olvidar el compañerismo de los otros equipos, siempre dispuestos a echarnos una mano para poder continuar.

 Lo peor, 2 motores, 7 bombas de gasolina, ballestas, circuito de frenos, suspensión, dirección, motor de arranque, bacas...la frustración de no saber que se ha roto, donde estás y como vamos a salir del problema. Las horas de espera, el hambre y la incertidumbre de estar  solo en medio del desierto sin saber cómo vamos nos las vamos a apañar para salir adelante. 

 3. ¿Cómo te han servido tus conocimientos mecánicos para afrontar este reto?

 Pues sinceramente nunca sabes lo suficiente de mecánica para esto. Aunque creas que más o menos controlas del tema, hasta que no estás allí y te comparas con el resto, no eres consciente del nivelazo que hay allí. Pero bueno, al final por las circunstancias te ves obligado a aprender, y terminas entiendo perfectamente el funcionamiento de un motor tradicional. Al final con unas piezas de recambio, martillo y cinta americana deberías poder sobrevivir algunos días.

 4. Si volvieras al desierto, ¿qué cambios realizarías en tu coche?

 JAJAJAJAJ muchos. Una vez que has ido y medio has conseguido volver te das cuenta que las cosas que antes de salir te podían preocupar, realmente son las menos importantes, así que un buen sistema de refrigeración del motor, unas buenas suspensiones y bombas de gasolina de sobra por si acaso serían lo mínimo.

 5. ¿Has tenido que ayudar a muchos compañeros? 

 Hemos tenido que ayudar y nos han ayudado casi constantemente. Sobre todo en aquellos puntos más propensos a quedarte atascado, como las dunas y los ríos secos, donde para andar 200 metros has estado 3 horas y te has quedado 3 0 4 veces. Y en aquellos momentos que llevas rodando solo algunas horas, temiendo que te has perdido y de repente encuentras algún coche averiado, no te queda otra que en la medida de tus posibilidades echar una mano. Al final es una cosa recíproca ayudas como tu quisieras que te ayudasen en esa situación. Y es bastante frecuente.

 6. ¿Cuál sería tu mejor anécdota del reto?

 Intentar hacer una clasificación de las anécdotas es difícil. Cada día tienes nuevas y diferentes, cuando llegas a España y eres consciente de todo lo que has vivido, casi tienes para escribir un libro de las vivencias. Desde intentar llegar al check point remolcando el coche con camellos, como si fuera un enganche en la feria de Sevilla, hasta pagar el arreglo del coche negociando con las piezas de repuesto que llevas en el coche. En fin es difícil quedarse con solo una, me quedo con toda la experiencia en conjunto.

 7. ¿Piensas repetir la experiencia?

 Por supuesto, estamos en ello ya. El  próximo año esperamos ir con algunos coches más.

Ya sabéis, si os animáis a adentraros en esta aventura tan increíble, podemos inscribiros en la web oficial del Panda Raid. Animaos podréis vivir la misma experiencia que Jose. 

Compartir este artículo.